Saltar al contenido

¿Cómo limpiar un cuenco tibetano?

limpiar un cuenco tibetano

Si tienes un cuenco o bol tibetano en tu hogar porque te gusta todo lo que tiene que ver con la cultura y la religión budista, sabrás que es un utensilio de gran delicadeza y que debemos cuidar con mucho cariño y cuidado. El polvo y la suciedad acumulados en estos cuencos, pueden provocar que no emita el sonido y las vibraciones óptimas. Por ello es importante saber cómo limpiar un cuenco tibetano de forma correcta.

¿Qué son los cuencos tibetanos?

Un cuenco tibetano, también llamado cuenco o tazón cantor, razón himalayo, bol tibetano o rin gong es un utensilio con forma de bol o tazón metálico con un sonido especial, similar al producido por una campana. Su origen, como su nombre indica, está en el Tibet, y está formado por una aleación de varios metales, normalmente entre 7 y 9 diferentes.

Los cuencos tibetanos son utilizados en la cultura y religión budista como elemento de meditación, relajación e inducción al trance. Estos tazones tibetanos son golpeados en sus bordes o laterales con una baqueta o un mazo de madera, lo que provoca ondas sonoras y poderosas vibraciones que relajan el cuerpo y la mente.

Formas de limpiar un cuenco tibetano

Un cuenco tibetano es una pieza muy especial y delicada. Su sonido puede verse afectado, disminuyéndolo o haciendo que este desaparezca, debido a la suciedad, grasa o polvo que pueda acumular. No te preocupes, es algo normal y que tiene fácil solución si sabes cómo limpiar un cuenco tibetano. Te dejamos las mejores formas de limpiar este tipo de cuenco cantor:

  • Limpiar un cuenco tibetano con agua y jabón líquido: una de las opciones para limpiar un cuenco del Himalaya, es rellenar su interior con agua hirviendo y jabón líquido suave. Después, se deja toda una noche lleno y al día siguiente se enjuaga el bol. Si el cuenco no vuelve a sonar correctamente, podría haberse quedado algo de jabón dentro, por lo que podemos utilizar otro método, o quitar ese jabón con alguna gamuza o bayeta, siempre que sean muy suaves
  • Limpiar con agua y jugo de limón: este tipo de limpieza se usa en ocasiones posteriormente a una limpieza con agua hirviendo y jabón líquido. Se trata de rellenar el cuenco tibetano con agua tibia y echar jugo de limón. Después, igual que en la anterior opción, se deja reposar durante toda la noche. Esto debería hacer recuperar el estado óptimo del cuenco.
  • Limpiar un cuenco cantor con gamuzas especiales: otra opción, sin usar agua ni otro tipo de líquido es limpiar el cuenco con gamuzas especiales, gamuzas suaves y que no dañen los metales. Pueden utilizarse gamuzas de bronce o de esparto pulido. Estas, además, cargarán de energía el cuenco cantor, gracias a que se están frotando los metales que componen dicho cuenco.

Limpiar tu cuenco tibetano con limón

Limpiar tu cuenco tibetano con limón

Esta forma de limpiar de forma física un cuenco del Himalaya es una de las más utilizadas por los expertos, debido a su naturalidad y sus resultados óptimos. Para esta limpieza se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Cogemos medio limón y con un cuchillo quitamos la primera capa de su piel.
  2. Realizamos pequeños cortes en el borde del limón. Con ello conseguimos que este se abra y la limpieza sea más sencilla.
  3. Cogemos el limón con una mano, sostenemos el cuenco con la otra y comenzamos a frotar el limón por todo el cuenco. Para ello, debemos empezar por la parte interior del cuenco y terminar por el exterior.
  4. Después limpiamos los bordes del cuenco con mayor insistencia.
  5. Repetimos el proceso de limpieza durante varios minutos hasta que el cuenco tibetano esté suficientemente limpio.
  6. Enjuagamos el cuenco a conciencia con agua tibia.
  7. Por último, secamos minuciosamente el bol. Este paso es muy importante, porque así evitaremos la oxidación.

Para terminar, os dejamos algunos tips para limpiar un cuenco tibetano. Además de con limón, esta limpieza puede realizarse con otro cítrico como es la naranja, o con vinagre de manzana. Además, existe un tipo de limpieza de forma natural y espiritual. Se trata de dejar el cuenco al aire libre para que el Sol y la Luna, a ser posible una luna nueva, hagan efecto en su pureza. Para que el proceso se realice de forma correcta. Por último, en caso de contar con un cuenco de oro, para su limpieza tendrás que usar productos y gamuzas especiales para no dañar este mineral.

¿Quieres conseguir nuestros descuentos VIP?

Suscríbete ahora a nuestra lista de correo y consigue nuestras ofertas VIP directamente en tu bandeja de entrada. Si quieres estar al tanto de todas nuestras novedades y benefíciate con promociones exclusivas, estás a un solo click de distancia. ¿A qué esperas?